19 de marzo de 2010

CON UN OJO ABIERTO Y OTRO CERRADO

Quedarse despierto para seguir respirando o morir mientras duermen. Ése es el dilema diario al que se enfrentan los delfines para los que, a diferencia de los hombres, la respiración es un acto voluntario. Por eso han desarrollado un mecanismo de adaptación al medio oceánico que les permite que se duerma sólo la mitad de su cerebro, para seguir viviendo mientras descansan.

"Para los delfines, la respiración es un acto voluntario, no reflejo, como ocurre con los hombres. En medio del océano, una pérdida de conciencia -al dormir, por ejemplo- sería fatal para estos animales. Si no respiran, se mueren", señaló Jon Kershaw, responsable del acuario Marineland en Antibes, en la Costa Azul francesa.

Para poder "dormir permaneciendo al mismo tiempo despierto", el delfin 'apaga' uno de sus hemisferios cerebrales, mientras que la otra mitad del cerebro, que permanece despierta, ejerce el control sobre las funciones vitales, especialmente la respiración. Durante estos periodos de sueño "unihemisférico", los delfines ralentizan su metabolismo y el animal se queda prácticamente inmovil.
Los delfines dormidos se pueden ver a veces flotando en la superficie del mar, con un ojo abierto y una aleta que sobresale de la superficie del agua. Al rato, cambian de postura, 'desconectan' la otra mitad del cerebro y cierran el otro ojo.


Comentario: es curioso ver como lo que parece imposible para algunos, en función de que está fuera de nuestro ámbito de actividades y potencialidades como seres humanos, la naturaleza se encarga de recrearlo de mejor manera y es este el caso.

Ningún ser humano es capaz de dormir con un ojo abiero y sin embargo los delfines solo así pueden hacerlo.

Esta es una clara señal de que en el mundo pocas cosas, por no decir nada, es imposible.

Es importante no perder la capacidad de asombrarnos y maravillarnos, mas debemos estar concientes de la riqueza enorme de la naturaleza y que lo nos parece imposible ella lo trae ante nosotros como muestra de la grandeza que Dios le ha concedido.
Ing. Fausto Estevez


1 comentario:

Anónimo dijo...

waaaaaaaaauuuuuuuuu!!!!!!!! impresionante!!