23 de julio de 2012

Las Pelas de mi abuela

Hoy estando en la universidad procurando hacer el pago correspondiente al cierre del primer cuatrimestre del año me he quedado observando el comportamiento no adecuado de la joven que estaba prestando servicio como cajera. Se trata de la forma en que devolvía a los estudiantes.

A cada estudiante que llegaba a pagar le solicitaba que presentara la cantidad exacta de dinero, de manera subjetiva, luego que muchos planteaban no tener menudo, al ejecutar el cobro del monto, al devolverle aun teniendo pesos devolvía rutinariamente se limitaba a devolver las monedas de mayor valor.

Al pagar 3, 112.00 pesos me cobró 3, 115.00 a lo que respondí que por favor me devolviera los tres pesos que me faltaban, me dijo que no tenia menudo sin embargo yo estaba viendo a través de la ventanilla mas de un centenar de monedas de un peso…

Lo exigí en función de que me sentí estafado y acontecieron dos detalles, ella reaccionó como si la hubiese ofendido y otro estudiante en la fila comentó que tres pesos no son nada, lo cual entiendo…sin embargo reclame mi derecho debido a que recordé en ese momento cuando mi abuela me dijo en presencia de mi madre teniendo menos de 10 años que quien no reclama lo que le pertenece es tan culpable como el que lo roba al quedarse con lo que no es suyo.

Mi primera pela de parte de mi abuela fue por encontrarme en el camino una cartera que llevé a sus manos muy alegre porque la había encontrado, pero por no poder explicar y convencer de que así fue.

Pero allí aprendí de por vida que hay que exigir nuestros derechos y dar la razón a quienes nos roban el resultados de nuestras licitas actividades…pero ¿Cómo lograremos rescatar los valores, si en una universidad te estafan en la caja y los propios estudiantes (futuros profesionales del país) apoyan el hecho?...qué triste de verdad, ¡qué triste!...prefiero las pelas de mi abuela