13 de noviembre de 2011

UN MINUTO PARA AGRADECER



Recibiendo el Premio Nacional de la Juventud en enero de 2006
  ¡Juventud divino tesoro! como dijeras el sabio rey Salomón en sus momentos de gloria sobre la faz de la tierra…


¿Sabes cuantos minutos tiene cada día?...Sí exactamente mil cuatrocientos cuarenta minutos los cuales nos son regalados sin que se nos exija nada a cambio, ¡grandioso verdad!, ahora bien si recibieras esa misma cantidad de favores de una persona que te quiera mucho ¿Cuántos favores te atreverías a devolverle? imaginemos que por lo menos devolveríamos uno. ¿Verdad?


Es entonces la invitación de corazón a corazón a dedicar al todopoderoso un minuto por día. Dar gracias por lo recibido es la mayor constancia de que estamos a gusto con el regalo y pregunto ¿Estamos a gusto con el regalo de Dios cuando nos da un día más de vida?, Hagamos entonces de ese minuto nuestro gesto de gratitud sin importar las circunstancias en que nos encontremos en la vida ya que por difícil que sean serán mejores que perder la vida.


No dejemos que la prisa de estos tiempos, las circunstancias adversas que muchas veces se nos presentan en la vida o un simple descuido, nos impida dedicar un minuto por día para dar gracias a Dios. Jóvenes no olvidemos que por ricos que seamos necesitamos de Dios y por pobre que seamos tenemos suficiente como para poder darle gracias.

Ing. Fausto Estevez